martes, 14 de octubre de 2008

Hulk [2008]

No seré yo el que defienda el Hulk de Ang Lee, pero si diré que hacer un nuevo Hulk, cuando no hace tanto Eric Bana se ponía verde cada vez que lo llamaban gallina, no es muy elegante por parte de Marvel.


La única explicación es el megaproyecto, a tres años vista, de la que seguramente se convertirá en la película de superhéroes más esperada de toda la historia: Los Vengadores, y es que el golpe de marketing que empiezan a crear seguro que será un bombazo mundial que irá creciendo a medida que vayan estrenando las películas de los otros héroes, cuyo big bang será el estrenazo de todos estos superhéroes superconocidos en una sola película.

Pero hablemos de Hulk…


Reinventando el personaje

En realidad, la película no rechaza las desventuras de Eric Bana en el Hulk de Ang Lee, podríamos decir que las retoma, ahí donde terminó la anterior película, pero con un nuevo casting y un nuevo diseño de la criatura.

Los títulos de crédito son aprovechados para explicar la consabida historia de cómo Bruce Banner llegó a ser quien es para, así, poder ir al tajo rapidito. Yo diría que no pasa del primer cuarto de hora que ya podemos ver a Hulk haciendo de las suyas a diestro y siniestro.

La verdad es que en los trailers no las tenía todas conmigo y Hulk me parecía un poco falso, pero en la película encaja perfectamente y los efectos especiales son muy buenos, todos en general. La escaramuza en el parque del campus es tremenda, sobretodo cuando Hulk decide coger un par de grandes trozos de metal pasa usarlos como arma de combate, para quien siga mis inclinaciones warhammeras diré que son como dos enormes “puñohierro” ogros. La batalla final entre Abominación y Hulk es impresionante, en todo momento se hace patente el enorme peso de los dos monstruos.

Sólo tengo una pequeña recriminación a este nuevo Hulk, es un puñetero calzonazos.


Recuerdo cierto cómic de Los Vengadores, Ultimates, en el que un Hulk fuera de si amenazaba con “tirarse” a su chica en plan bestia, lo cual resultaría un verdadero destrozo, pero que no deja de enfatizar la característica más remarcable del héroe, su fuerza procede de su rabia y cuanto más cabreado está más incontrolable es. No digo que en la película tuviéramos que ver a Hulk soltando improperios acerca de las curvas de la doctora Ross, pero si que en el momento final de la pelea entre Hulk y Abominación hubiera estado bien que el monstruo no hubiese podido reprimir su ira, pero no… al grito de “BRUCE!” como si fuera un perrito amaestrado, la fiera masa verde deja a su enemigo y no le arranca la cabeza de cuajo, lo que no hubiera estado de más y me hubiera arrancado a aplaudir como una colegiala en un concierto de OT. En realidad, algo así le hubiera venido bien tanto al personaje del monstruo como a la relación entre Banner y la hija del General.


Un poco de todo

Hulk tiene un guión muy sencillo. Aprovechando que todos lo conocemos y todos sabemos de sus poderes y habilidades, la película tira de arquetipos para crear una historia entre el bueno atormentado y el malo con ansias de poder.


Banner huye de la gente que lo persigue, de la misma manera que huye de quien es después del accidente con rayos gamma. El contrapunto lo da Tim Roth y su alter ego, Abominación. En el atardecer de su carrera como militar ve que todo por lo que ha luchado se le escapa a ritmo de segundero del cruel reloj del tiempo y quiere huir de esa realidad, aún sabiendo que las consecuencias pueden ser funestas.

Y ahora que nombro a Tim Roth… que hace que alguien como Tim Roth y, sobretodo, alguien como Edward Norton accedan a hacer una película de superhéroes sin tapujos? La anterior película de Ang Lee tenía cierto aire pedante y gafipastero, pero esta… está claro que esta hecha para entretener. La primera opción es la de pagar las cuentas del banco, y es posible que una de las razones potentes sea esa, pero también podría ser que apuntarse al carro de la película de Los Vengadores sea un caramelo tan grande que ni el mismísimo Edward Norton, pedante y arrogante donde los haya, no puede rechazar.


Detalles que me tocan las narices

Es curioso ver una película tranquilamente y de repente sentir una fuerte punzada en la espalda porqué algo te ha caído como un jarro de agua fría sobre la cabeza. Hulk no tiene muchas, pero las tiene:


Basta ya de Stan Lee saliendo en todas las películas de Marvel. Que sí, que el homenaje está muy bien, pero ya no hace gracia y mucho menos cuando lo involucran en la trama.

Otro homenaje, el de Lou Ferrigno, me gustó verlo… pero hace falta que Banner le diga “tío, eres auténtico”, ya puestos, el hercúleo actor le podría haber dicho “si, y tú un jodido tirillas y por eso tienen que hacerte el bicho por ordenador, capullo!”.

Me gustaría saber, también, aunque realmente no tenga que ver con como se hizo la película, si no en como se ha doblado, porqué la doctora Ross habla como un puto elfo? (perdón por la expresión). Pero es que es así, cada vez que escuchaba a la chica de Banner no podía quitarme de la cabeza ese enfermizo deje árabe que pretendía ser élfico que tenía Arwen en la trilogía del Señor de los Anillos.

Otra cosa que me sacó un poco de quicio es ver en todas las tomas en las que salía el general viendo a Hulk, esa cara de panoli, con los ojos llorosos y la boca abierta como si estuviera medio comatoso… como si no lo hubiera visto en su vida o aún peor… como si quisiera algo con él!

Finalmente, que demonios hacía tanta gente en la escena final cuando Hulk gana a Abominación? Esa mujer que tendrían que meter en la cárcel por no haber huido cuanto más lejos mejor con su hija, o la media docena de policías arma en ristre como si no hubiera quedado claro que los revólveres son como la brisa de otoño para esas bestias… al menos no aplaudieron, como en el horroroso final de Los 4 Fantásticos.


Una película para atarlos a todos

El detalle finalísimo fue ver a Stark hablando con el General diciéndole que está montando un grupo. El grupo, como ya he comentado antes, es el de los Vengadores.

Creo que es un grandísimo acierto lo que están haciendo con esta franquicia. Presentar a cada uno de ellos y luego unirlos en reparto para la gran aventura es algo que seguro dará que hablar y mucho. Por lo pronto Marvel ya ha hablado de nuevos proyectos y se saben incluso las fechas. Habrá un nuevo Ironman, se presentará a Thor y finalmente al Capitán América.

Hay que recordar, sin embargo, que aunque quieren presentar al “capi” como el primer vengador, no fue hasta el 4º número que éste formo parte de la sociedad y fueron Hulk, Ironman, Thor, hombre hormiga y avispa los que realmente fundaron el grupo de superhéroes. Fue la propia avispa quien les dio nombre aunque por ahora la película de esta y hombre hormiga, compañeros sentimentales, está por confirmar. También está por confirmar un rumor que habla de una secuela de Hulk antes de la película de los Vengadores, y viendo el fatal desenlace del señor azul (el médico que crea a Abominación), cabría pensar que así será.

A mi todo esto, y viendo las excelentes versiones de Ironman y el nuevo Hulk, me pone muy cachondo.



Ficha de Hulk en Imdb

SithWolf

domingo, 17 de agosto de 2008

Caballero Oscuro

Hacía tiempo que no escribía por aquí, pero ayer fui a ver la nueva película de Batman y aprovecharé el blog para hacerme una idea meditada de lo que me pareció la película.


La Primera Impresión

...fue: "guay, me ha gustado, pero no sé lo que he visto". Cuando terminé de ver Caballero Oscuro acabé por pensar que todo lo que tenía de Batman era los nombres. Batman no era Batman, Gotham no era Gotham, el Joker no era el Joker y lo único que mantenía un poco el tipo era Alfred Pennyworth y una agradabl sorpresa final. Así la que la película me gustó porqué me entretuvo, aunque se me hizo larga pero ni por asomo pensé que era una película de Batman.


¿Batman?, ¿Quien es Batman?

Principalmente porqué Batman sale poco, muy poco y Bruce Wayne todavía menos. Y cuando el vengador enmascarado sale lo hace de una forma totalmente aséptica. Batman hace lo que podría hacer Ethan Hunt en una "Misión Imposible" o el mismísimo Steven Seagal en una "Alerta Máxima" de pacotilla. Sirve más bien para molestar y su historia es la más anodina de todas cuantas se cuentan, que no son pocas, y su personaje es el menos interesante de los que salen en la película, que aún son más. En ningún momento se capta su esencia.

Esto, según yo lo veo, es un fallo grave de guión. En realidad muy grave. La película no se llama "Gotham", o "Auge y Declive de Harvey Dent", o "The Joker", o "Los Intocables de James Gordon" y aún así el título sería más fiel a la película. Apenas se interesan por Batman, por sus motivaciones, y cuando lo hacen, lo hacen mal. ¿Batman se lamenta porqué no ha podido matar a un mafioso? Si hay algo que define a Batman son sus modos expeditivos. Otra cosa que define a Batman, y esto desde su nacimiento, son sus cualidades detectivescas, y ya que pretendían hacer un Batman tan realista no hubiese estado mal que esto se mostrara en pantalla. En esta película el alterego de Bruce Wayne no es más que un gorila disfrazado de murciélago, mamporrero y burdo que ya ni siquiera se construye sus propios cachivaches.


Pretendiendo la Realidad

De esto me quejo últimamente mucho. Las productoras intentan por todos los medios que las cosas parezcan plausibles, reales y cuando se esfuerzan tanto, todo el conjunto acaba por chirriar. En El Caballero Oscuro todos los personajes pretenden ser reales, pero en esa realidad se pierden en lo peor de las series de "Pow!" y "Splash!" sin asumir la responsabilidad de hacer un Batman realmente maduro.

La película juega con varios temas muy buenos sin llegar a madurarlos a fondo como la dualidad entre Batman y el Joker o la caída en picado de Harvey Dent a lo más profundo de su psique (para mi lo mejor de la película), pero acaba desarrollando un Joker muy personal que viene y va, como las luces de navidad, sin esperar nada a cambio. Personalmente me recordó muy mucho al villano de "Blown Away". Tommy Lee Jones crea en esa película un personaje prácticamente calcado al que el fallecido Heath Ledger nos muestra en El Caballero Oscuro, y ese para mí, como ya he dicho antes es el mayor de los problemas de la película: su normalidad.

El Joker debería de ser barroco, un sátrapa de sadismo ilimitado y acaba siendo un terrorista nihilista que no se sabe muy bien porqué no lo matan desde el primer momento. A mi acaba por no convencerme el personaje en si y como Joker no me gusta nada.


Las Cosas Buenas

Que tiene muchas, pero la mayoría no tienen que ver ni con Batman ni con su universo. Sólo una, y para mi lo mejorcito de la película, como ya he dicho antes es el encumbramiento y posterior declive de Harvey Dent. Empujado por su propia soberbia y por los anhelos de Gotham, Dent se convierte en el "caballero blanco" de la ciudad y acaba ardiendo en su propia caldera, transformándose por unos minutos en un verdadero villano en lo que debería de ser una verdadera película de Batman.

Otras cosas buenas son la magistral dirección de Christopher Nolan, sobretodo en las escenas de tensión, como cuando acaba de un solo corte con las cabezas más altas de Gotham o cuando escapa de la carcel junto con el desenlace del destino de Harvey y la novia de éste (fea de cojones, todo hay que decirlo).

Al otro lado de la moneda está todo lo demás. No me gusta la estética, no me gustan el resto de personajes, y me parece demasiado larga y mal contada. Máximo responsable de este desaguisado, el guión.


En definitiva

Aunque acabó por hacérseme larga, ya que podrían haber contado lo mismo de una forma más rápida, la película me gustó porqué es seria y trata a los superhéroes con respeto, con un guión trabajado, pero no tiene en cuenta de donde sale. En ningún momento pretende plasmar la esencia del universo Batman, seguramente en un ejercicio de petulancia por intentar tener su propio universo. No me vale que me digan que las otras eran peores porqué, volviendo al tema, aunque como películas las últimas eran mucho peores, en esencia eran mucho más Batman.

Por cierto... ¿alguien puede decirme sin en versión original Batman tiene esa voz tan estúpida?



ficha de Caballero Oscuro en Imdb

SithWolf

lunes, 26 de mayo de 2008

Indiana Jones y El Reino de la Calavera de Cristal

Diecinueve años han tenido que pasar para que el más trepidante arquéologo del celuloide volviera a coger el latigo y asentarse el sombrero para ir tras las maravillas de civilizaciones antiguas... y casi que podría haber tardado un poco más.


Indiana Jones, un heroe geriátrico

El mayor recelo que daba Indiana Jones era si Harrison Ford estaba prepardo físicamente y "aparentemente" para poder hacer nuevamente las aventuras de uno de sus creaciones fetiche.

El prólogo no da lugar a dudas.

Indiana Jones está sublime, un poco mayor, pero da unos golpes que no los aguanta ni el mastodonte alemán de En Busca del Arca Perdida y mucho menos el gigante indio de El Templo Maldito. Está ágil, rápido y todo lo que necesita estar un héroe como es Indiana Jones. Supongo que, si no tardan mucho, incluso podría aguantar una nueva entrega de la saga.

Por no poner un punto para referirme a la nuev familia Jones, sólo decir que el personaje de Shia Lebouf, hijo de Indiana Jones ofrece poco, pero tampoco da para mucho y que, sin embargo, el de karen Allen, la Marion de la primera, ofrece bastante, pero da para mucho más. El epílogo, como bien dice mi colega Nestor, era obvio y no me parece nada forzado, ni recurrente.


Los Malos, del nazismo a la guerra fría

Indiana Jones ya no es un jovencito, y los nazis han sido derrotas ya hace unos años; así que había que buscar nuevo enemigo, y que mejor que aprovechar la época convulsa de la caza de brujas y el anticomunismo de la guerra fría.

Muchos datos identifican aquella etapa: intelectuales perseguidos, la paranoia del recién creado FBI, el proyecto Manhattan... éste último, protagonista de una ilarante y genial escena, para mi una de las mejores de la película en la que Indiana Jones se enfrenta a una bomba atómica. Sobretodo me gusta por la capacidad que tiene Steven Spielberg para usar iconos registrados en la memoria de todos nosotros, como es ese pueblecito fantasma, limpísimo y lleno de maniquies bien vestidos y aparentemente felices.

La época del Rock'n'Roll y los años dorados de la América fructífera gracias a los beneficios de la segunda guerra mundial también están muy bien, todo al máximo detalle.

Lo único que queda absolutamente desdibujado son "los malos". Un grupo indeterminado de rusos comunistas que se pasean "like Peter" por su casa por territorio americano después de haber entrado con extraña facilidad en el área 51. Ahí conoceremos a los 3 malos que tienen que haber en una película de Indiana Jones: el colega traidor, la cabeza pensante y el brazo ejecutor.

En este caso el colega traidor es un tipo que tenemos que suponer lleva más o menos una década con Indiana y que decide traicionarlo, ya desde el minuto uno y luego juega con el espectador al ratón y al gato. Aquí encuentro el primer fallo de guión de una, penosamente, larga lista. Deberiamos haber simpatizado más con ese personaje para que nos doliera la traición, o debería haber muerto rápidamente, como el guía de la intro de En Busca del Arca Perdida... porqué si se la juegas a Indiana puedes salir muy mal parado. Pero el guionista decide jugar con eso... que ahora es bueno, que ahora es malo, que ahora vuelve a ser no se que... y a Indy le da más o menos igual: claro, antes casi me matan por su culpa, pero en realidad estaba de coña y lo tenía todo controlado, claro, claro.

El Brazo Ejecutor es un ruso gigante, todo músculos, con la iniciativa de un simio, pero que sólo acepta órdenes de la cabeza pensante: Irina Spalko, interpretada por Cate Blanchett. Este personaje insulso no logra crear en ningún momento ningún tipo de tensión, ni de miedo, ni la que hubiera sido más fácil... la sexual. Su entrada es absurda y cómica: llega y pretende examinar la mente de Indiana Jones, cual Jedi, hasta que se da cuenta que no puede... pero... puede con otro? es una especie de X-Men rojo? o sólo usa ese truco para ligar con carcamales?

No digo que todos los malos tengan que tener la fuerza de Ronald Lacey, el maravilloso nazi que se chamusca la mano en el primer Indiana, o el carisma de Alison Doodey, la hermosísima y enigmática Elsa, capaz de acostarse con toda la familia Jones con tal de conseguir lo que quiere... pero es que esta chica, más allá de aportarnos una poderosa escena de esgrima, no nos aporta mucho más. Y eso es nefasto en una película de aventuras, si no funciona el malo, la cosa empieza a cojear.

El McGuffin, de estupidez ininteligible a absurdo metafísico

Los rusos buscan una calavera de cristal con forma de pepino, saben que tiene capacidades esotéricas, pero no saben muy bien cualesy no saben muy bien como usarlas... pero sin embargo lo quieren, a pesar de tener una y no haber hecho nada con ella. La calavera nos lleva de Estados Unidos a Nazca y poco a poco nos vamos haciendo a la idea de que acabaremos chocando de bruces con la historia alienígena sobre las capacidades técnicas de las civilizaciones mayas.

Sin embargo la cosa va más allá y finalmente nos encontramos con otras dimensiones que se repliegan sobre si mismas, extraterrestres latentes que pueden permanecer sentados durante miles de años y historias sin ton ni son sobre no se muy bien porqué... y porqué no lo sé? pues porqué no me enteré de nada!!!

Me considero un buen observador. He leido bastante, he visto mucho y la narrativa cinematográfica no tiene secretos para mi, a menos que se explique mal, claro está... entonces me pierdo totalmente y no entiendo nada. Tengo que decir que a menos de media película empecé a perder la perspectiva de lo que me estaban contando y me puse en modo . Justo cuando Indiana Jones se mete en la celda del manicomio donde había estado encerrado su amigo, a partir de ahí, no entendí gran cosa... y la empanada fue a más a medida que daban más datos para explicármelo para llegar al éxtasis total al final de la película.

Eso es lo peor de la película, la excusa... la búsqueda... es demasiado enrevesado, demasiado místico y a la vez, finalmente, demasiado tangible.


Indy, en esencia

A pesar de todo, Indiana Jones y El Reino de la calavera de Cristal es Indy en estado puro. Steven Spielberg sigue siendo una mago de las escenas de acción, lo ha demostrado sobradas veces y podrían tomar nota muchos pseudosuperdirectores como Michael Bay. El "opening" en el almacén donde el arca perdida descansa o la genial persecución por la selva, con el intercambio de vehículos y la pelea de esgrima son sensacionales... aunque esa escena desenvoque en una extraña caricatura de La Marabunta, con unas hormigas más parecidas al ejército de nomuertos de El Retorno del Rey, que a como actuarían realmente hormigas gigantes.

Mención especial sobre mantener la esencia de Indiana Jones a John Williams, compositor de la maravillosa banda sonora de la saga. Este virtuoso de los pentagramas es capaz de evocarte momentos de cualquiera de las otras aventuras con sólo una simple melodía. Entran en un almacén, suena la melodia del arca perdida y zas! ya estás metido. Sale un avión sobrevolando un mapa mientras una línea roja traza el viaje con la fanfarría de Riders of the Lost Ark, y mi corazón se encoje y mi alma retrocede a cuando llevaba pantalones cortos y mis padres me obligaban a volver a casa antes de las nueve de la noche.


En definitiva...

Es una muy buena película de aventuras con un leitmotiv demasiado complejo y metafísico. Una clase magistral que, sin embargo, no está a la altura de sus creadores.



Ficha de Indiana Jones IV en IMDB

SithWolf

jueves, 24 de abril de 2008

La Habitación 1408

Las casas encantadas han sido siempre un recurso en el cine de terror, desde "Amytiville" a "La Casa al Lado del Cementerio"; en este caso nos encontramos, sin embargo, en que la casa (hotel) no está encantada, si no que es una sola habitación la que hace la puñeta.


Esta habitación es una ruina

papelón impresionante el del señor Samuel L. Jackson, que seguro se pasó más tiempo esperando a cobrar la nómina que currando, al más puro estilo "Deep Blue See": ahora me veis... ahora no me veis. En un momento de la película comenta que en esa habitación no hay fantasmas, ni apariciones, ni critters toca pelotas, que es más bien como una entrada al infierno.

Eso es mucho decir, ya que la habitación en cuestión se dedica a hacerle putaditas al pobre John Cusack que tienen más pinta de gamberrada que de otra cosa. Si esa habitación es una entrada al infierno, "Esta Casa es una Ruina" y las putadas a Tom Hanks son el mismísimo infierno. A John Cusack le queman la mano con agua caliente, le hacen sudar porqué el termostato no va, oye voces... Tom Hanks estuvo a punto de morir por lo menos media docena de veces!!!

La habitación esa tiene más pinta de terapia de shock a la agorafobia que a una entrada al infierno y desde leugo... no da miedo ninguno.

Si da miedo, si!

Bueno si, si da miedo... pero no la habitación. Lo que da verdadero terror es la interpretación de John Cusack. Acostumbrado a verlo en personajes cómicos o planos, hacer el papel de escritor atormentado y víctima de gamberradas paranormales le va más grande que a mi la sandalia de la estatua de la Libertad.


está penoso en todos y cada uno de los minutos que pasa en pantalla y en ningún momento eres capaz de creerte su interpretación lo que hace la imposible inmersión para el juego del miedo. Ya nada asusta, nada tensiona, ni nada de nada...


Una historia penosa

El guión en general es penoso, con giro de guión incluido a media película que no veía desde la "Escalera de Jacob", al más puro estilo Creepshow. El final, sacado de la manga y cortado para acabar rapidito e ir a comer es digno de las historias cortas de que Stephen King se inventa mientras toma el café, y si... la película está basada en una historia corta de Stepehen King. Pero lo que no entiendo es como nadie es capaz de ver cuando algo funciona en un libro y en pantalla no.

La Habitación 1408 es una mierda... no sirve ni como "Cuento Sombroso" y John Cusack mejor que vaya haciendo papelillos como el de "Con Air". La culpa de todo esto la tiene la moda de las películas de terror "inteligente", pues sinceramente, prefiero la casquería de Rob Zombie.



Ficha de Habitación 1408 en Imdb

SithWolf

viernes, 29 de febrero de 2008

Casino Royale

Viendo la que se lio hace poco con comentarios sobre Casino Royale, me he puesto manos a la obra y la he vuelto a ver para poder comentarla... me he reido mucho, tanto como cuando la vi en el cine, pena que no sea una comedia, si no una película de James Bond.


Una breve introducción al fenómeno

Casino Royale (1952) fue la primera novela del novelista inglés Ian Fleming en la que presentaba a su personaje más carismático, James Bond. El personaje de Bond tuvo cierta repercusión y Fleming acabó escribiendo 14 novelas, la última en 1966. Sin embargo, cuando comenzó la verdadera leyenda de este personaje fue con la llegada al cine de la mano de un, por aquel entonces, joven Sean Connery con Dr. No de 1962. Por ahora se han hecho 21 películas de James Bond, siendo los más representativos el mismo Sean Connery y Roger Moore, que lo sucedió en 1973 con Vive y Deja Morir.

Durante el periplo de Sean Connery, apareció en una sola película un nuevo rostro para el agente 007, George Lazenby lo interpretaría en Al Servicio de su Majestad (1969). Después de la serie de Roger Moore, apareció Timothy Dalton en dos películas. Después de aquello pareció que James Bond había terminado trágicamente. Sin embargo seis años más tarde, Pierce Brosnan rescató el personaje, aportando savia nueva y fresca a la franquicia. Tras cuatro películas de buen nivel Pierce Brosnan fue relegado para que Daniel Craig mostrara a un nuevo Bond, en la primera novela De Ian Fleming, Casino Royale.


James Bond en Matrix

Como Casino Royale es la primera novela de Ian Fleming, el personaje se reinventa a si mismo y todo vuelve a empezar. En la película vemos como un novel James Bond consigue su código 00 y empieza su carrera como agente con licencia para matar. El problema de todo esto es que en ningún momento se explica de un modo claro el hecho de que estemos renovando tanto el personaje. Hasta la fecha, cambiaba la cara, pero Bond, seguía siendo Bond. En esta película es como si las otras no contaran.

Sin embargo la cosa no funciona. El hecho de que la película tengo el mismo funcionamiento que las otras, como la espectacular entrada de los títulos de crédito, la banda sonora, o la inclusión de antiguos personajes interpretados por los mismos profesionales que en las otras películas, como el caso de M, hace que no puedas quitar de tu cabeza las otras películas y todo se vuelva una especie de batiburrillo virtual, donde James Bond se ha comido la pastilla azul y ahora está en una realidad paralela.


Este no es mi James Bond

No os hagais ilusiones. Este no es un James Bond más fiel a las novelas ni nada parecido. Es más fiel, simplemente, a los tiempos que corren, donde las cosas tienen que ser mucho más reales y no se puede dejar volar la imaginación y la fantasía sin ton ni son. Tanto es así que personajes vitales para la serie, como Q, han sido borrados del mapa. Los cachivaches tecnológicos quedan relegados a un tercer plano, el plano de Sony, que es quien paga.

Pero otros detalles también se desdibujan en el perfil propio del personaje. Durante la película no se sabe muy bien lo que bebe o deja de beber. Mony Penny es otra de las pérdidas de la saga, la atractiva y sensual secretaria de M se convierte en un inberbe y tituveante administrativo con menos carisma que una escoba. Es un Bond capaz de dejar sola en una habitación a una hermosa mujer sin enseñarle el calibre del arma que lleva en los pantalones y que es capaz de enamorarse hasta las trancas de una mujer que lo está engañando, haciéndole perder toda noción de la realidad, incluso llegando a dejar su trabajo.

James Bond es mucho más físico, se pasa buena parte de la película corriendo; lo cual en realidad no es malo, pero habiendo leido todo lo anterior... que diferencia a este James Bond de jack Bauer o Jason Bourne, más bien nada y eso, bueno eso no puede ser.


Daniel Craig es James Bond

Pero lo peor de la reinvención del personaje es la elección del actor que lo interpreta. Hasta la fecha daniel Craig había sido un actor de segunda fila, carne de telefilmes fue rescatado para la genial Layer Cake como protagonista. Nada me hizo pensar cuando la vi que ese pudiera convertirse en el nuevo James Bond, y es que Daniel Craig no me parece nada, pero nada, atractivo; más bien es un mulo de carga, grande, feo y fuerte.

Más allá de sus atributos físicos están sus cualidades interpretativas, no se muy bien si debido a sus propias limitaciones o a las consignas del director, el trabajo de Craig como James Bond roza el ridículo, cada vez que sale en un primer plano, no puedo hacer otra cosa que reir y se pasa toda la película con la misma cara de tonto y beodo. Da igual que M le dé un sermón, que un pivón le restriegue las caderas por la entrepierna o que se esté peleando con un negro saltarín de cara quemada, sólo unos azotes en los huevos son capaces de cambiarle un poco el rostro.

Daniel Craig no es un James Bond creible.


Hablemos un poco de la película

Más allá de lo poco entendible de la reconstrucción del personaje, Casino Royale trata las desventuras de un agente del MI6 para que un vendedor de armas no le pegue el timo a unos compradores de armas. O sea que uno de los buenos se rompe los cuernos para que los malos no se maten entre si... más o menos.

El personaje de James Bond no encaja para nada en toda la trama que le crean. Se supone que un tío al que acaban de ascender, se mete por donde le da la gana, crea conflictos internacionales brutales, se cuela en el apartamento de la jefa, usa su ordenador privado y aquí no pasa nada. Digo yo que si llevara dos semanas trabajando en el centro de espionaje español y me metiera en la casa privada de mi jefe y le consultara el correo, como poco, me echarían a la calle, y lo más probable es que me metieran un consejo de guerra por espionaje.

La primera parte de la película dura una hora y sirve para presentar al nuevo Bond y los malos y citarlos en Venecia para una partida de poker descubierto. Pero antes que eso tenemos una hora de peripecias, con dos escenas de acción titánicas, que duran unos veinte minutos cada una y donde no se dice una palabra, o sea que en los primeros 60 minutos de película sólo nos hablarán y narrarán lo que pasa o deja de pasar durante 20. De hecho, justo antes de aparecer en el tren que va a Venecia, llega M a las Bahamas, suelta un "speech" de cinco minutos y te cuenta la situación... y si no te has enterado te jodes.

A partir de ahí la película se vuelve estúpida del todo. Pasando de comentar las ridículas conversaciones entre Vesper y Bond llegamos a la partida de Poker. La partida dura unos 40 minutos, y durante todo ese tiempo, el que no sepa como se juega al Poker descubierto, no sepa lo que es "enviudar" o lo que es "dar el resto" irá un poco perdido. Al principio James Bond pierde todo el dinero y el malo, Le Chiffre se pone muy contento. Pero después, tras hacer un trato con la CIA para que se queden con el malo, Le Chiffre se enfada e intenta matarlo... porqué!? si hace un momento le ha ganado 10 millones, para que lo va a matar pudiéndole ganar 5 millones más? Bueno, en este caso, los medios justifican el fin, y el fin es enseñar una escena de acción totalmente estúpida en la que James Bond es envenenado, para que pueda usar un cacharro que previamente hemos visto en el coche, que curiosamente es el único que tiene, pero más curiosamente todavía es el único que necesita. No contentos con la tontería, el guionista y el director deciden que molaría todavía más que la cosa no acabe de funcionar, pero que la chica al rescate llegue, vea la situación y en un milisegundo sepa lo que pasa y lo arregle... totalmente estúpido.

aquí había la foto de un tipo, pero es demasiado duro para estar en internet

Así que 007, finalmente, consigue ganar a las cartas pero la CIA, no se sabe muy bien porqué, no hace su trabajo, y el malo escapa. Llega el mejor momento de la película, cuando a Bond le rompen las pelotas, pero en el mejor momento, el malo muere y se descubre que no es el malo, malo, si no algún tipo de malete encubierto que ni pincha ni corta... esto llevando ya una hora y cuarenta minutos de película... ah! vale... genial...

Luego tenemos quince minutos de vomito en línea recta con la historia de amor entre el mulo de carga y la de los gatos acostados encima de los ojos para, finalmente, decubrir que la tipa era de los malos, malos de verdad, pero que prefiere suicidarse a ser una buena chica, así que se encierra y se ahoga, ya lo podría haber hecho una hora antes.

La película tiene un epílogo con cierto regusto a "si, somos conscientes que este Bond no mola, pero en la próxima peli será tal y como os gusta", pero si es verdad... nos hemos tenido que tragar este Bond de mierda. Haciendo honor a la verdad, la película no es tan mala, aunque la parte de las cartas aburre soberanamente, pero añadido a todo lo demás se convierte en un error imperdonable... aunque como nueva aventura de Bourne daría el pego... pero sigue sin ser mi Bond.


Una mala película de James Bond

No es la peor película de James Bond, aunque si creo que Daniel Craig es el peor 007 que ha habido hasta ahora. Sin embargo es una de las malas, como El Mundo Nunca es Suficiente, pero mucho peor que Muere otro Día.

Casino Royale es una película de acción y espias para los que no les gustan las películas de James Bond, para todos aquellos que les sobra el personaje y la tecnología de fantasía. Una reinvención para el gran público, pasando olímpicamente del público fiel, del público mitómano que ha encumbrado generación tras generación a James Bond a lo más alto de la historia del cine.

Yo, como fan de la serie... me siento estafado.


Las comparaciones son odiosas...

Si, pero a veces son necesarias.



Las mil y una caras de Daniel Craig en Casino Royale





Ficha de Casino Royale en Imdb

SithWolf

jueves, 28 de febrero de 2008

Pozos de Ambición

Poco se puede decir de una de las películas más absolutamente insustanciales que he visto en los últimos tiempos... pero algo intentaré.

Primero de todo felicitar al pedazo de cretino que decidió que "there will be blood" (habrá sangre) no es título para una película y decidió traducirlo por Pozos de Ambición, supongo que debe de ser adicto a las telenovelas o algo, por mi... que le corten la "pilila". Cuando me puse a ver "there will be blood" pensé en que vería una película épica, llena de personajes con carisma y un montón de cosas más... al estilo Leyendas de Pasión, no es que me gustara... pero como también suena a telenovela. Sin embargo me encontré con lo siguiente:

Lo Bueno

La interpretación de Daniel Day-Lewis es muy buena, genial diría yo. Es una pena que este zapatero no se prodigue más en el cine, porqué es un monstruo de la pantalla y él solo puede llenarla. La película, además está muy, pero que muy bien rodada, cada plano, cada toma, cada escena, son una obra de arte y la puesta en escena es también genial, llevándonos a una América del Norte a principios del siglo XX, cuando los pioneros empezaron a excavar la tierra en busca de petroleo.


Lo Malo

El guión no lleva a ningún lado. La historia es tonta como pocas: un tipo uraño e infatigablemente competitivo se pasa la vida siendo así, de uraño y de competitivo. De vez en cuando tiene un hijo y otras veces tiene un hermano, pero poco más. También tiene cierta relación con el párroco de la iglesia del pueblo donde está sacando petroleo, pero la sangre no llega al río... al menos en el pueblo.

Daniel Day-Lewis, es un uen actor, eso lo había dicho antes, y el solo puede llenar la pantalla, también lo había dicho; pero eso no significa que tenga que hacerlo. El grupo coral de actores y actrices le bailan "el corro de la patata" para que don zapatero pueda interpretar cuanto quiera sin que nadie intente darle la réplica. Sólo el cura, al que de vez en cuando sel e va la olla y empieza a gritar, escupir y ponerse rosa como un cerdo, de vez en cuando se le nota un poco de intención al interpretar. El supuesto hermano del protagonista da pena.

Pero bueno, lo peor, peor... el pedazo de tostón que te acabas tragando sin saber muy bien porqué... horrible guión, que a pesar de estar bien dirigido se hace en todo momento lento de cojones.

Lo Feo

Si hay algo que merece un paredón y un montón de señores uniformados y con escopetas en esta película... es la banda sonora. Quien haya perpetrado tal crimen al buen gusto musical, no ha tenido en cuenta la época en la que suceden los hechos, no ha tenido en cuenta el tempo de la película, no ha tenido en cuenta la intención de la escena... y si lo ha tenido en cuenta, es que aún es más malo de lo que parece. Es imposible intentar evitar la sensación de frustración cada vez que se escucha la banda sonora y empieza a chillar como el cerdo rosa aquel de antes al ser degollado.


Daniel, para que tanta tontería

No acabo de entender que regimen de trabajo sigue este hombre. ya que hace tan pocas películas, cada vez que saliera de su Lewis-cueva debería de ser para hacer algo bueno, no? pues no... ni Gangs of NewYork (aunque me guste más que esta) ni Pozos de Ambición.



Ficha de Pozos de Ambición en Imdb

SithWolf

viernes, 22 de febrero de 2008

Jumper

El nuevo combate entre el bien y el mal en las pantallas viene de la mano de “Jumper”, una vuelta de tuerca de metahumanos maltratados por una sociedad que no los entiende.

Para no andarnos con rodeos, Jumper es mala. Sin embargo tiene cosas aprovechables. Le pasa más o menos lo mismo que a películas como Los Inmortales o Scanners, una buena idea se convierte en una mala película por culpa de los condicionamientos culturales y sobretodo por las penosas actuaciones de sus protagonistas.


Hayden, tú si que vales

Si Hayden Christensen se presentara a Tienes Talento, con bastante probabilidad, entraría por una puerta y saldría por la otra, por mucho que Micky Puig intentara mantenerlo en el programa, dadas sus tendencias sexuales. Sin embargo, no se sabe muy bien porqué, este ser sin capacidad alguna para la interpretación, sigue haciendo películas más allá de su papel como Anakin Skywalker en las precuelas de StarWars. En esas películas tenía cierto sentido que estuviera, George Lucas no sabía como hacerlas peor de lo que las estaba escribiendo, así que decidió solicitar la ayuda de actores del Ameba Art Studio e ir un poco más allá. Pero después de aquello yo pensé que se iría a su casa con una palmadita en la espalda y una beca para hacer películas con Blossom y el Power Rangers rojo… pero no, ahí sigue.


Hablemos de la película

El protagonista es un chico de instituto, hijo de una familia desestructurada, maltratado por sus compañeros “cool” y enamorado de una de las chicas del equipo "fashion", menuda novedad. Un buen día descubre que puede teletransportarse y decide huir y montar su vida por ahí. El chico se dedica a vivir la vida, sin meterse en problemas, ni enfundarse en un traje de lycra para salvar a la humanidad, lo cual empieza a gustarme. Alguien que tiene un poder más allá de lo humano lo usa para fines totalmente egoístas, sin hacer daño a nadie, pero tampoco convirtiéndose en un héroe. Al menos eso es lo que creo yo. A partir de ahí, la película se convierte en un catálogo infumable de banalidades "chic". El chico viste lo último en NewYork y tiene dos Macs en su casa, que debe ser lo más hiperguay en Estados Unidos.

Cierto día, el protagonista se topa con un grupo de personas, encabezados por Samuel L. Jackson (también muy fashion él, con su pelo estilo “copito de nieve”) que tiene la determinaión, no se sabe muy bien porqué de acabar con gente como él, ya que también descubriremos que hay más con ese fantástico poder. Una vez ocurre eso, lo del encuentro entre el metahumano y el metamalo... todo se vuelve aún más absurdo.


El tío tenía un plan

Como ahora sabe que lo persigue una organización extragubernamental preparada para acabar con cualquiera que se interponga en su camino, David (el personaje de Christensen) decide llevarse a su "novieta" de instituto a Roma, por si la tiene que usar de parapeto, suponemos. Y claro... tooodo va encaminado a que los malos acaben por secuestrarla para captar la atención del escurridizo protagonista. Eso tampoco lo había visto nunca, la chica como McGuffin para la batalla final. Jamie Bell interpreta a Griffin, un Jumper curtido en mil batallas que conoce bien de cerca lo que es capaz de hacer el personaje de Jackson, que no es capaz de hacer saltos en el espacio-tiempo, pero si la capacidad de usar chismes a lo James Bond capaces de anular ese poder o aprovecharlo. La batalla final se salda de parte de... bueno, ya os lo podeis imaginar.

Una colección de banalidades

Jumper tiene este grave problema. Ha ido a asegurarse el tanto, sin arriesgar un ápice. Una historia totalmente anodina, correcta y más plana que la interpretación de su protagonista... o más o menos. Se nos ocurren multitud de historias más interesantes, pero se fueron por el retrete, como tantas otras veces.



Ficha de Jumper en Imdb

SithWolf